TED BUNDY: ¿Imputable o inimputable? Un análisis desde el concepto de psicopatía, la criminología forense y la culpabilidad
20/06/2021
¿Qué se entiende por la agravante «durante la noche»?
24/06/2021
Mostrar todo

Alcances típicos del feminicidio

En el X Pleno Jurisdiccional realizado en el 2017, se emitió un Acuerdo Plenario que versa sobre los alcances típicos del feminicidio, en el cual se estableció como doctrina legal los criterios expuestos en los fundamentos jurídicos treinta y dos a setenta y cinco, los cuales describiremos a continuación.

Con respecto al sujeto activo de este delito, se establece que “aun cuando el tipo penal no lo mencione expresamente, el delito de feminicidio es un delito especial. Solo los hombres pueden cometer este delito”. Esto se fundamenta en que, considerando que en el feminicidio la muerte causada a la mujer es por su condición de tal, solo un hombre podría actuar contra la mujer, produciéndole la muerte, por su género o su condición de tal.

En cuanto al sujeto pasivo, se declara que la conducta del varón recae sobre una mujer. Adicionalmente se dice que “tampoco es posible, por exigencia del principio de legalidad, que se la identifique con la identidad sexual”.

En lo referente al bien jurídico, se menciona que en el homicidio, en cualquiera de sus formas, es la vida humana, por lo cual el feminicidio no puede ser la excepción. Se añade que la vida humana se protege por igual en el sistema penal. Así, “no existen razones esenciales o sustentadas en la naturaleza de las cosas para que se entienda que la vida del hombre o de la mujer deba tener mayor valor y, por ende, ser más protegidas”. En razón de ello, concluye que “agregar otro interés jurídico de protección al que sustenta el feminicidio simple, como la dignidad de la mujer, o la estabilidad de la población femenina, no aporta mayores luces al esclarecimiento de lo que se quiere proteger”.

Sobre el comportamiento típico, la muerte puede producirse por acción o por comisión por omisión. Tratándose de un feminicidio por acción, debe existir un mínimo control de la voluntad, para que se entienda que la muerte se ha producido por un individuo que actuaba. Si el feminicidio se realizó por omisión, el omitente no impidió la producción de la muerte de la mujer, habiendo tenido el deber jurídico de impedirlo o si hubiera creado un peligro inminente que haya sido idóneo para producirlo (posición de garante).

Con relación a los medios, cualquier medio idóneo para matar es relevante típicamente y se acepta que se puede matar con medios materiales o físicos, o por medios psicológicos. El fundamento 43 menciona que “en el contexto en el que se producen las conductas feminicidas, pueden hacer pensar que la muerte de la víctima sea un proceso acumulativo de tensiones, degradación psicológica, o estrés, o la conducta de hostigamiento, acoso, o coacción pueda desembocar en un ataque cardiaco o en un derrame cerebral”. El probar que la presión psicológica produjo la muerte de la mujer dependerá de criterios objetivos como la idoneidad del medio psicológico empleado, la vulnerabilidad general de la mujer, la vulnerabilidad especial de ésta, la intensidad y frecuencia de la violencia psicológica.

Con respecto al tipo subjetivo, se dice que “para la configuración del tipo penal al conocimiento de los elementos del tipo objetivo, se le agrega un móvil: el agente la mata motivado por el hecho de ser mujer. El feminicidio deviene así en un delito de tendencia interna trascendente”. Esta doble exigencia -conocimiento y móvil- complica más la actividad probatoria que bastante tiene ya con la probanza del dolo de matar. El móvil puede deducirse de criterios objetivos como el contexto situacional en el que se produce el delito es el que puede dar luces de las relaciones de poder, jerarquía, subordinación o de la actitud sub estimatoria del hombre hacia la mujer.

https://lexcerta.pe/wp-content/uploads/2021/06/ACUERDO-PLENARIO-No-001-2016.pdf

Comments are closed.