ARTÍCULO ACADÉMICO – EL PRINCIPIO NON BIS IN IDEM EN EL DERECHO PENAL

#OPINIÓN JURÍDICA ¨LA INCAPACIDAD DEL LEGISLATIVO FRENTE A LOS ALTOS INDICES DE VIOLACIONES SEXUALES EN EL PAÍS ¨
07/02/2018
¨CASTAÑEDA LOSSIO Y LA COMPRA DE LOS ÁRBOLES FANTASMAS¨
26/02/2018
Mostrar todo

ARTÍCULO ACADÉMICO – EL PRINCIPIO NON BIS IN IDEM EN EL DERECHO PENAL

EL PRINCIPIO NON BIS IN IDEM EN EL DERECHO PENAL

 

Autora: Yois Katherine Alejos Montero

 

  1. Introducción.-

El derecho Sancionador se caracteriza por contar con una serie de manifestaciones del ius puniendi, potestad estatal que se encuentra limitada por diferentes principios que rigen como garantía para los ciudadanos. Uno de ellos y de gran importancia es el principio  “no dos veces por lo mismo” o “non bis in ídem”, el cual durante los últimos años ha sido objeto de diversos estudios doctrinales en el ámbito administrativo. No obstante fue escasamente estudiado en el ámbito penal[1] y jurisprudencial, tanto ordinaria como constitucionalmente, especialmente en relación con su conexión con el principio de legalidad y proporcionalidad. El Derecho Sancionador engloba este principio y se manifiesta en el debido proceso en virtud al Estado Constitucional y Democrático de Derecho, ya que este debe garantizar la no ocurrencia del doble castigo y limitar el poder punitivo del Estado.

En el ámbito punitivo el non bis in ídem  es la prohibición de que un mismo hecho resulte sancionado más de una vez, es decir prohíbe la duplicidad de sanciones en casos donde se cumplan los mismos elementos del caso. De esta forma, se manifiesta cuando ante una misma conducta el ordenamiento jurídico prevé dos o más normas que imponen un castigo[2]. Parece claro que, en una primera aproximación conceptual y dentro del ámbito sancionador en que se enmarca este trabajo, el principio non bis in idem prohíbe la imposición de dos sanciones por un mismo hecho[3].

Es tanta la relevancia de este principio que como consecuencia de su ausencia ocasionaría que ante la imposición de dos o más sanciones se afecte la libertad individual[4] y el debido proceso dado que el sujeto en cuestión se encontrará frente a la posibilidad de ser sancionado dos o más veces por los mismos hechos por los que fue castigado en una primera oportunidad[5]. De otro lado, el bis in ídem afecta el principio de seguridad jurídica, puesto que se estaría frente a una situación de incertidumbre al poder ser procesado infinitas veces por hechos que ya fueron juzgados.

  1. Naturaleza del non bis in ídem y sus vertientes.-

La segunda precisión que cabe realizar es la relativa a su naturaleza y ámbito en que opera el principio. El non bis in idem no se mueve tanto en el ámbito de la creación del Derecho sancionador y las normas punitivas, sino en su aplicación, pues más que impedir que un determinado comportamiento se encuentre tipificado de forma simultánea en varios preceptos como delito o infracción administrativa, lo que prohíbe es la aplicación conjunta de tales preceptos al comportamiento en cuestión[6]. De esta manera, se habla del doble significado del non bis in ídem  que podría sintetizarse en la vertiente material (prohibición del doble castigo) y la vertiente procesal (prohibición del doble proceso), ambas vertientes se desarrollan solamente con el cumplimiento de los siguientes elementos: el mismo sujeto, los mismos hechos y el mismo fundamento[7].

Respecto al cumplimiento de estos elementos es preciso detenernos a explicar resumidamente cada uno. En primer lugar, la identidad de sujeto no genera mayores conflictos y permite la calificación de autores a distintos sujetos. En segundo lugar, la identidad de hecho, desde el criterio finalista, ocurre cuando los hechos derivan de una misma declaración de voluntad; mientras que desde el criterio normativo, ocurre cuando los hechos pueden ser subsumidos en un mismo tipo. Si con estos criterios resulta que hay más de un hecho, entonces habrá más de un castigo[8].

Por último, la identidad de fundamento engloba dos identidades: identidad de bien jurídico o bien público protegido, e identidad de lesión o ataque. Si nos encontramos ante dos o más ataques por parte del mismo sujeto, éste será susceptible a dos o más castigos[9]. De acuerdo a esta última explicación no existiría identidad de fundamento cuando distintas normas aparentemente aplicables, protegen distintos bienes jurídicos.  Por lo tanto, no se vulnera el non bis in ídem cuando se castiga dos veces al mismo sujeto por el mismo hecho pero para proteger, en cada ocasión, un bien jurídico distinto.

Establecido los elementos que deben presentarse para el cumplimiento de este principio, explicaremos detalladamente las diferencias que se presentan entre sus vertientes, las cuales, se producen en diferentes ámbitos.

  1. Sobre la vertiente procesal

En el ámbito procesal penal, el non bis in ídem obliga la prevalencia de la vía penal sobre la administrativa en caso de que los hechos sean constitutivos de delito e infracción administrativa. Esto quiere decir que en el supuesto de existencia de una dualidad de procedimientos, el órgano administrativo queda inexorablemente vinculado a lo que en el proceso penal se haya declarado como probado o no probado[10]. Asimismo, obliga a la Autoridad Administrativa  suspender el procedimiento cuando considere que las conductas infractoras pueden ser subsumidas en un tipo penal[11], ya que estas deberán ser juzgadas primero por el juez penal.

Por otro lado,  la obligación de prevalecer la vía penal sobre la administrativa goza de una base constitucional como resultado de interpretar que dicha prevalencia tiene compatibilidad con el derecho a no ser sancionado dos veces por lo mismo. El Tribunal Constitucional fundamenta el non bis in idem procesal en virtud de la doctrina norteamericana del «double jeopardy» que se erige en la V Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos adoptada en 1791, según la cual “tampoco se pondrá a persona alguna dos veces en peligro de perder la vida o algún miembro con motivo del mismo delito”[12].

A raíz de este último, en Estados Unidos se interpreta jurisprudencialmente que todo ciudadano, al margen de su inocencia o responsabilidad, no puede ser sometido múltiples veces al riesgo de la pretensión punitiva estatal. Lo contrario significaría tolerar una ilimitada intromisión pública sobre la esfera de libertad y seguridad de la persona. El Estado tiene una sola oportunidad para perseguir y sancionar a un ciudadano por la realización de un injusto, si la pierde, ya no puede ejercerla, así se invoquen defectos técnicos o diferentes perspectivas jurídicas para resolver el caso[13].

Se desprende entonces, que el non bis in ídem en su vertiente procesal garantiza que no se vuelva a juzgar a una persona que ya lo haya sido, utilizando similar fundamento[14]. Y ello con la finalidad de evitar el doble peligro de condena sobre una persona.

  1. Vertiente sustantiva

El non bis in ídem en su dimensión sustantiva se revela en la “imposibilidad de que recaigan dos sanciones sobre el mismo sujeto por la misma infracción, puesto que tal proceder constituiría un exceso del poder sancionador[15]”. Y es que la protección que garantiza el non bis in ídem material se vincula a los hechos que fueron materia de un primer pronunciamiento y sobre los cuales no corresponde una nueva revisión[16]. Es decir, en este aspecto se relacionan la identidad de fundamento entre una sanción y una pena.

Sobre esta vertiente, el Tribunal Constitucional sostiene que “en su formulación material, el enunciado «nadie puede ser castigado dos veces por un mismo hecho», expresa la imposibilidad de que recaigan dos sanciones sobre el mismo sujeto por una misma infracción, puesto que tal proceder constituiría un exceso del poder sancionador”[17], contrario a las garantías propias del Estado de Derecho.

Acorde con ello, la vertiente material tiene conexión con los principios de legalidad y proporcionalidad, ya que si la exigencia de lex praevia y lex certa que impone el artículo 2°, inciso 24, ordinal d), de la Constitución[18] obedece, entre otros motivos, a la necesidad de garantizar a los ciudadanos un conocimiento anticipado del contenido de la reacción punitiva o sancionadora del Estado ante la eventual comisión de un hecho antijurídico, tal cometido garantista devendría inútil si ese mismo hecho, y por igual fundamento, pudiese ser objeto de una nueva sanción, lo que comportaría una punición desproporcionada de la conducta antijurídica[19].

De esta forma, el Tribunal Constitucional peruano considera que la dimension material de este principio se fundamenta por una lado con el principio de proporcionalidad relacionado a la llamada “prohibición de exceso”, fundamento indiscutible si se tiene en cuenta que imponer más de una sanción por el mismo contenido de injusto implica imponer “una doble carga coactiva”[20]; y por el otro lado, con el principio de legalidad,[21] el cual garantiza la existencia de una ley previa y de certeza o determinación, pues de lo contrario se afectaría el conocimiento previo y claro que el cuidadano debe tener de las consecuencias de su conducta.

  1. En el ordenamiento peruano.-

Al igual que la Constitución de 1979, la Constitución Política de 1993 omitió el reconocimiento del non bis in ídem, sin embargo, en el 2001 el legislador configuró este principio como un principio de la potestad sancionadora de la Administración Pública en el listado del artículo 230° de la Ley N° 27444, del Procedimiento Administrativo General que señala:

“Artículo 230.- Principios de la potestad sancionadora administrativa

La potestad sancionadora de todas las entidades está regida adicionalmente por los siguientes principios especiales:

  1. Non bis in idem.- No se podrá imponer sucesiva o simultáneamente una pena y una sanción administrativa por el mismo hecho en los casos que se aprecie la identidad del sujeto, hecho y fundamento. “

No obstante, en el ámbito penal este principio implícitamente inicia su desarrollo en el Título V del Código Penal que versa sobre la extinción de la acción penal y de la pena, específicamente en el  artículo 90º del Código Penal que recoge la cosa juzgada bajo el siguiente tenor:

Art. 90.-Principios de cosa juzgada

Nadie puede ser perseguido por segunda vez en razón de un hecho punible sobre el cual se falló definitivamente”.

Como se aprecia, el Código Penal adoptó la posición de identificar al principio materia de nuestro estudio con la cosa juzgada[22]. Posteriormente, frente a la necesidad de vincular este principio con el ámbito procesal penal, el non bis in ídem es acogido y tipificado en el Código Procesal Penal en el artículo III del Título Preliminar de la siguiente manera:

 Artículo III del Título Preliminar:

“Interdicción de la persecución penal múltiple.-

Nadie podrá ser procesado, ni sancionado mas de una vez por un mismo hecho, siempre que se trate del mismo sujeto y fundamento. Este principio rige para las sanciones penales y administrativas. El derecho penal tiene preeminencia sobre el derecho administrativo. (…)”

Se logra observar que en el ámbito procesal penal este principio se encuentra titulado como “Interdicción de la persecución penal múltiple”, sin embargo, implícitamente lo que manifiesta este artículo es el desarrollo del principio non bis in ídem. Asimismo, se desprende de este artículo que el derecho penal tiene preeminencia sobre el derecho administrativo, supuesto que no detalla la Ley Nº27444.

En síntesis, este principio de encuentra literalmente tipificado en el ámbito del derecho administrativo, no obstante esto no significa que en el ámbito penal no se manifieste, por el contrario, en este ámbito se extiende su explicación teniendo un preemiencia sobre el ámbito administrativo. Además, la manifestación de este principio en el ámbito penal se encuentra en el ámbito sustantivo y procesal.

  1. Según la jurisprudencia del Tribunal Constitucional.-

Durante los últimos años el Tribunal Constitucional ha realizado diversas interpretaciones en relación con el non bis in ídem, en un primer momento el Tribunal relacionó este aludido principio con la cosa juzgada sosteniendo que el artículo 139º inciso 13 de la Carta Magna desplegaba el non bis in ídem[23], es decir, para el Alto Tribunal, el contenido del non bis in ídem era el mismo que el contenido en el principio de la cosa juzgada y que era posible invocarlos de modo indistinto[24].

Posteriormente en el 2002 el Tribunal Constitucional interpretó que el non bis in ídem es un derecho fundamental implícito contenido en artículo 139º inciso 3 de la Constitución que versa sobre el derecho al debido proceso[25]. Asimismo, el Tribunal asentó esta interpretación en base a la Cuarta Disposición Final y Transitoria, que introduce la cláusula de interpretación del contenido de los derechos fundamentales conforme a los Tratados Internacionales sobre Derechos Humanos.

De esta forma, el Alto Tribunal interpretó que la prohibición del bis in ídem era una manifestación del derecho al debido proceso en virtud del artículo 8° inciso 4 de la Convención Americana de Derechos Humanos y de los criterios jurisprudenciales adoptados por la Corte Interamericana sobre el non bis in ídem en el caso Barrios Altos contra el Perú.

  1. Conclusiones

De acuerdo a todo lo señalado se puede afirmar que el  non bis in ídem es un principio que informa la potestad sancionadora, un principio constitucional y un derecho fundamental de contenido implícito. Asimismo, para su desarrollo se necesita la concurrencia de tres elementos: mismo sujeto, los mismos hechos y el mismo fundamento. De esta manera,  el non bis in ídem no prohíbe el doble castigo por los mismos hechos, ni que existan dos procesos, sino que una misma persona sea castigada dos veces por el mismo fundamento.

Este principio contempla la prohibición de la aplicación de múltiples normas sancionadoras y la proscripción de ulterior juzgamiento cuando por el mismo hecho ya se ha enjuiciado en un primer proceso. Por otro lado, la doctrina y la jurisprudencia nacional ha destacado que este principio de manifiesta en dos dimensiones. La vertiente material se fundamenta y se relaciona con el principio de legalidad, así como también con el principio de proporcionalidad vinculado a la llamada “prohibición de exceso”. La relación con este último principio se basa en el fundamento que sostiene que la pena no puede sobrepasar la responsabilidad por el hecho y que exige congruencia entre el contenido del injusto punible y la desvaloración jurídico ­social frente al mismo[26]. Mientras que la vertiente procesal obliga la prevalencia de la vía penal sobre la administrativa en caso de que los hechos sean constitutivos de delito e infracción administrativa.

En suma, si bien doctrinal y jurisprudencialmente se ha fijado grandes lineamientos sobre el non bis in ibem, aún es necesario establecer reglas claras y estudios sobre los alcances del ne bis in ídem en su dimensión  material y procesal para lograr que cobren efectiva vigencia.

 

 

 

 

 

[1]CARO CORIA, Dino Carlos. “El principio de ne bis in ídem en la jurisprudencia del Tribunal”. En Jurisprudencia y doctrina oenal constitucional: segundo seminario/ coordinador César Landa Arroyo. Lima, Palestra, 2006, p.1.

[2] BOYER CARRERA, Janeyri.”Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“. Lima, Revista De Derecho Administrativo, 2012, no. 11, p 323.

[3] CANO CAMPOS, TOMÁS. “Non bis in ídem, Prevalencia de la vía penal y teoría de los concursos en el Derecho Administrativo Sancionador”. España, Universidad Complutense de Madrid, Revista de Administración Pública Núm. 156, p, 191.

[4] BOYER CARRERA, Janeyri. “Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“.cit., p 324.

[5] Ibid., p. 323.

[6] BOYER CARRERA, Janeyri. “Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“.cit., p 324.

[7] ALARCÓN SOTOMAYOR, Lucia. “La garantía del Non bis in Ídem y el Procedimiento Administrativo Sancionador”. Madrid: Iustel. 2008. p. 40 y ss.

[8] BOYER CARRERA, Janeyri. “Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“.cit., p 324.

[9] Ibid., p. 324.

[10] Ibid., p. 328.

[11] BOYER CARRERA, Janeyri. “Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“.cit., p 329.

[12] CARO CORIA, Dino Carlos. “El principio de ne bis in ídem en la jurisprudencia del Tribunal”. Cit.

[13] SAN MARTÍN CASTRO, César. Derecho procesal penal. 2a ed. T. I. Lima, Grijley 2003, pp. 106.

[14] Publicado el 14 de abril de 2003 la Sentencia exp. No 0729­2003­HC/TC.

[15] En: Caso Ramos Colque sentencia N° 2050-2002-AA/TC; y otras como la sentencia N° 03495-2011-PHC/TC y N° 10192-2006-PH/TC.

[16] En: la sentencia N° 01887-2010-PHC/TC.

[17] CARO CORIA, Dino Carlos. “El principio de ne bis in ídem en la jurisprudencia del Tribunal”. Cit.

[18] En: Caso Encuestas a Boca de Urna, Exp. N.° 0002­2001­AI/TC, Fund. Jur. N°. 6.

[19] CARO CORIA, Dino Carlos. “El principio de ne bis in ídem en la jurisprudencia del Tribunal”. Cit.

[20] URQUIZO OLAECHEA, José. El principio de legalidad. Lima, Gráfica Horizonte 2000, pp. 131

[21] CARO CORIA, Dino Carlos. Derecho penal del ambiente, cit., p. 123

 

[22]BOYER CARRERA, Janeyri. “Criterios jurisprudenciales del Tribunal Constitucional sobre el principio non bis in ídem“.cit., p 324.

[23] En: Caso Mirope Neyra Chinguel Sentencia Nº799-98-AA/TC

[24] GALLARDO CASTILLO, María Jesús. “Los principios de la potestad sancionadora. Teoría y práctica” Madrid: Iustel. 2008. pp. 305-306.

[25] En: Caso Ramos Colque en la Sentencia Nº2050-2002-AA/ TC.

[26] CARO CORIA, Dino Carlos. “El principio de ne bis in ídem en la jurisprudencia del Tribunal”. Cit.

Comments are closed.