BIELORRUSIA, “HAY MÁS FE QUE MIEDO”

ACTUALIDAD PENAL N° 2| Caso Contratación Richard Cisneros: detención preliminar
06/10/2020
ACTUALIDAD PENAL N° 3| Caso Richard Cisneros: revocación detención preliminar y prisión preventiva
11/10/2020
Mostrar todo

BIELORRUSIA, “HAY MÁS FE QUE MIEDO”

Por: Raquel Bazán

Después de las elecciones en Bielorrusia del 09 de agosto, sentimientos de frustración y burla invadieron a la población bielorrusa. “¿Cuánto tiempo más gobernará el mismo hombre?”, se preguntaban. Una vez más el actual presidente había ganado con un rotundo 80% de los votos. Alexander Lukashenko, el único presidente que ha gobernado en Bielorrusia desde hace más de 26 años, se ha aferrado al poder a través de la censura, la represión policial contra sus oponentes y el control de la economía en manos del Estado.

Bielorrusia es una nación que obtuvo su independencia el 25 de agosto de 1991. Sin embargo, gracias al actual presidente Lukashenko esta nación aún es aliada de Rusia[1], aunque vive atrapada en la rivalidad entre Occidente y Rusia. Es un país que nunca logró despegar económicamente tras el colapso soviético y, actualmente, es uno de los más pobres de Europa. La corrupción, la pobreza generalizada, la falta de oportunidades y los bajos salarios obligan a los más jóvenes a migrar. La exsecretaria de estado, Condoleezza Rice, calificó al país como uno de los seis “bastiones de la tiranía” del mundo.

Movimientos de oposición comenzaron a surgir desde la grave crisis económica en 1998, siguiéndole el boicot a las elecciones parlamentarias del año 2000. Estos exigían un nuevo liderazgo democrático y una reforma económica. No obstante, cada vez que el presidente Lukashenko se ha reelegido, este ha ganado las elecciones con la mayoría de votos – normalmente con el 80% de los votos –. Pero en estas elecciones se sintió cada vez más la represión del gobierno, vetando a los candidatos y arrestando periodistas, blogueros, activistas políticos que criticaban la transparencia del proceso.

El COVID-19 no hizo más que avivar a la oposición. En Bielorrusia casi 70 000 mil personas se han contagiado con el virus y cerca de 600 de ellas han fallecido desde que comenzó la pandemia. Aunque las cifras son más bajas que otros países de Europa o Asia, la oposición desconfía de los reportes oficiales que brinda el gobierno. El líder bielorruso ha defendido no haber impuesto cuarentenas en su país, y hasta llegó a afirmar que la enfermedad se combatía con “trabajo duro, sauna y vodka”. Asimismo, su autoritario comportamiento llevó a organizar mítines donde centenares de personas se reunieron sin cumplir algún protocolo que permita controlar el contagio.

Si nos centramos en las elecciones, el factor sorpresa fueron 3 mujeres quienes dirigieron a la oposición al más histórico momento de Bielorrusia: el mayor movimiento “Anti-Lukashenko” conocido desde que el presidente asumió por primera vez el cargo. Svetlana Tikhanovskaya, Veronika Tsepkalo y Maria Kolesnikova se convirtieron en el símbolo de resistencia del país bielorruso. La candidata opositora de 37 años, Svetlana Tikhanovskaya, acaparó la atención luego de que su esposo, Sergei Tikhanovsky, fuera arrestado en mayo de este año, enfrentando una condena de 12 años en prisión por cargos que los grupos de derechos humanos dicen ser políticamente motivados. Ella decidió registrarse como candidata presidencial en lugar de su esposo, convirtiéndose en la inesperada rival del oficialismo en estas elecciones. Unió fuerzas con Veronika Tsepkalo, cuyo esposo sufrió la persecución y presión política del gobierno y que le obligó a huir a Moscú, y Maria Kolesnikova, la directora de campaña de otro candidato quien también fue arrestado, convirtiéndose en compañeras de campaña y en mano derecha e izquierda de Tikhanovskaya.

A pesar de que las tres pertenecían a partidos políticos distintos, compartían puntos de agenda similares como la reforma política, lucha contra la corrupción o una mayor libertad de expresión. Según analistas de la BBC, la campaña de estas tres mujeres generó un entusiasmo inédito en la población. Teniendo en cuenta que los ciudadanos (as) bielorrusos (as) nunca habían alzado sus voces de manera masiva, aunque nunca consideraran a sus elecciones como libres y justas[2], los mítines de la candidata fueron el primer paso para mostrar su descontento en las calles, cansados de la situación económica, el nivel de corrupción y el hecho de que un solo hombre ha estado en el poder por tanto tiempo. Estos llenaron estadios y plazas, atrayendo a multitudes de 20,000 mil personas en Brest y de 60,000 mil en la capital de Bielorrusia, Minsk.

En respuesta a la oposición, el gobierno no tuvo mejor idea que obligar a la candidata Tikhanovskaya a que abandonara el país luego de rehusarse a aceptar los resultados de las elecciones, debido a la presunta manipulación de votos y al nulo escrutinio de observadores imparciales de países democráticos occidentales. Cabe mencionar que el día de las elecciones el acceso a internet estuvo severamente restringido, extendiéndose por varios días, creando un ambiente de incertidumbre en pleno proceso.

Asimismo, los manifestantes que salieron a las calles a protestar pacíficamente luego de las elecciones fueron abatidos por la policía. La primera semana fueron arrestadas 7,000 mil personas quienes fueron subidas violentamente a vehículos de la policía para luego ser conducidas a las estaciones policiales. Muchas de ellas fueron sometidas a tortura. Los testimonios más perturbadores son comprobados luego de que algunas personas salieran de las dependencias policiales. Intento de violación, sometimiento con armas, golpizas, hacinamiento en las carceletas y falta de alimento solo fueron algunos de los actos cometidos por la policía de Bielorrusia.

Después de las elecciones, la opinión internacional se ha encontrado dividida. Las Naciones Unidas, países de la Unión Europea y Estados Unidos condenaron la violencia policial, mostrando apoyo a los manifestantes, y rechazando la elección de Lukashenko. Además, la UE anunció que impondría sanciones a funcionarios (as) en Bielorrusia involucrados (as) en tortura, manipulación de votos y la detención de los manifestantes. Sin embargo, China, por otro lado, respaldó los resultados, al igual que Venezuela, que mantiene desde hace tiempo relaciones amistosas con el país europeo. Lo mismo hizo Rusia, el cual es aliado clave del gobierno de Lukashenko, a través del presidente Vladimir Putin, quien prometió “asistencia integral” en caso de “amenazas militares externas”[3].

“Aunque las voces sean silenciadas, no se perderá la fe, porque hay más fe que miedo”, afirmaron los manifestantes. Cada domingo han salido a las calles a mostrar su indignación ante las torturas en las estaciones policiales, la muerte de civiles debido a la brutalidad policial, la represión de los periodistas que reportan para cadenas como la BBC o para medios locales, pero sobre todo frente a la postura que ha tomado Lukashenko, el cual, la última vez que se le vio, llevaba una chaqueta de flak y un rifle de asalto demostrando estar en contra de las protestas y llamando a los manifestantes “marionetas” de fuerzas extranjeras.

A pesar de que este domingo Lukashenko cumplió 66 años, su pueblo no lo saluda, sino que corean al unísono “Lárgate”, “Desaparece”, “Desgracia”, y llevan una marioneta de cucaracha, cantando un “Feliz cumpleaños, rata”. Los ciudadanos exclaman “¿acaso el presidente no puede ver que su propio pueblo no lo quiere en el poder?”. Al parecer Lukashenko no está dispuesto a abrir los ojos y ver su realidad. Las protestas en Bielorrusia continúan, pero no sabemos hasta cuándo, todo dependerá de la determinación de los manifestantes y si las fuerzas de seguridad de Lukashenko permanecen fieles a él, y de las decisiones del Kremlin, al aclarar Putin el estar vigilando los acontecimientos en Bielorrusia de cerca.

[1] Desde 2000, Bielorrusia y Rusia firmaron un tratado para una mayor cooperación con algunos toques de la formación de un Estado de la Unión.

[2] La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que monitorea elecciones internacionalmente, no ha reconocido ninguna elección en Bielorrusia como libre y justa desde 1995.

[3] Video de BBC Mundo: https://www.youtube.com/watch?v=5tVPAlZqgQw

Fuentes:

Svetlana Tikhanovskaya, la mujer que busca sacar al presidente de Bielorrusia y hacer frente a Putin

https://newsweekespanol.com/2020/08/bielorrusia-tikhanovskaya-mujer-putin/

Belarus protests: ‘There is more faith than fear’

https://www.bbc.com/news/av/world-europe-53884912

Belarus opposition holds mass rally in Minsk despite ban

https://www.bbc.com/news/world-europe-53882062

4 claves para entender las históricas manifestaciones en Bielorrusia

https://www.youtube.com/watch?v=5tVPAlZqgQw

Protestas en Bielorrusia | “Solo podían chillar del dolor”: los testimonios sobre la brutalidad policial en las masivas manifestaciones por la victoria electoral del presidente Alexander Lukashenko

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-53790721

Belarus tense amid fresh anti-Lukashenko protests

https://www.bbc.com/news/world-europe-53966004

Belarus: Journalists covering protests stripped of accreditation

https://www.bbc.com/news/world-europe-53924922

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *