“El Patrón, radiografía de un crimen: La capacidad penal y causales de inimputabilidad”

ITEREPASO – EPISODIO 2: Delitos contra la vida humana independiente
28/02/2021
¿Se puede declarar acreditada la concertación en base a una prueba indiciaria?
02/03/2021
Mostrar todo

“El Patrón, radiografía de un crimen: La capacidad penal y causales de inimputabilidad”

Brenda Valderrama

El patrón: Radiografía de un crimen es una película argentina, dirigida por Sebastian Schindel, que se enfoca en un hecho criminal real. Basado en la historia de un hombre rural que junto a su esposa llegan a Buenos Aires en búsqueda de trabajo. De este hecho, se desprende una serie de acontecimientos que hacen destacar a la película por la crítica a la dura realidad del trabajo informal y la explotación laboral. Tal como indica el título de la película, esta es una radiografía de la relación abusiva entre un empleador y su trabajador, haciendo un análisis de las relaciones de poder, la humillación y opresión a las personas que carecen de dinero. Por esta razón, El patrón: Radiografía de un crimen es una película que genera en el espectador un dilema entre la justicia de acuerdo a ley y la justicia por mano propia como en “Fuente Ovejuna” (obra literaria escrita por Lope de Vega). Asimismo, las interrogantes de la comunidad jurídica se relacionan a las causas de inimputabilidad. 

De acuerdo a lo mencionado anteriormente, en el presente artículo, se analizará sobre la capacidad/ incapacidad penal de Hermógenes Saldívar (protagonista). Además, se explicarán conceptos básicos para el análisis de este caso como la capacidad de culpabilidad, inimputabilidad y qué se entiende por delito. También es necesario explicar las causas que eximen o atenúan la responsabilidad penal a partir de la escena principal en la cual el protagonista le asesta catorce (14) puñaladas al señor Latuada, “su patrón”, a plena luz del día y con testigos presentes, provocando su muerte. De este modo, teniendo un panorama claro sobre lo regulado en el Código Penal, se responderá a la siguiente interrogante: ¿Qué decisión hubiera tomado un juez respecto a la capacidad/ incapacidad penal de Hermógenes Saldivar? 

Breve repaso del film

Hermógenes Saldivar, según nos lo presenta la película, es un sujeto trabajador, sumiso, sin antecedentes penales y analfabeto. En consecuencia, son pocas las posibilidades de conseguir un trabajo digno con el que pueda mantener a su familia en condiciones óptimas. Tal como Hermógenes menciona a lo largo del film es un hombre acostumbrado a realizar trabajos duros, destacándose por ser honesto y obediente a las órdenes de su patrón. La trama empieza cuando él y su esposa viajaron a Buenos Aires (Argentina), teniendo como objetivo un futuro mejor del que tenían en Santiago del Estero. No mucho tiempo después, él consigue un trabajo en la carnicería del señor Latuada, quien alegando que confía en Hermógenes le encarga una sucursal de las carnicerías que tenía. Cabe indicar que, esta carnicería se encontraba en situaciones desfavorables en cuanto a limpieza, calidad y condiciones en las que vendían la carne. Respecto a las condiciones laborales, Hermógenes Saldívar recibía un bajísimo sueldo, sin ningún tipo de contrato ni beneficios laborales. Teniendo como única “ayuda” el permitirle vivir en una pequeña habitación detrás del local, la cual evidentemente no era gratis sino que Latuada le descontaba del pago por trabajar en la carnicería.  

A lo largo de la película, Hermógenes y su esposa reciben constantes maltratos verbales, psicológicos y físicos, siendo estos desde insultos en frente de los clientes, actitudes misóginas hacia la mujer de Hermógenes (quien estaba embarazada), obligándole a él a vender carne en mal estado disimulándola con carne fresca mediante el uso de productos químicos, atentando, de este modo, contra la salud de los clientes que muchas veces se quejaban. Llegando al final, los maltratos son tan evidentes que la situación es difícil de sostener, como cuando Latuada (el patrón) echa de la carnicería de manera violenta a la mujer de Hermógenes. Es así que, en uno de esos días llega el Patrón con ánimo de hacerles la vida miserable a Hermógenes y su esposa que, en una reacción desesperada, este último le asesta catorce (14) puñaladas, provocándole la muerte. En este punto de la película, se involucra un abogado quien al principio se muestra desinteresado en ayudar a Hermógenes, pero, conforme pasa el tiempo, se involucra más con el caso, logrando armar una defensa sólida, recuperando de este modo la libertad del hombre rural. 

Análisis respecto a la capacidad/ incapacidad penal de Hermógenes Salvivar

De acuerdo a la película y teniendo en cuenta el Código Penal peruano, Hermógenes Saldivar habría sido considerado por un juez como un sujeto con capacidad penal. Por lo tanto entiende y comprende el término jurídico-penal de licitud. Es decir, comprende que un hecho es considerado como delito (artículo 11 del Código Penal) y puede comportarse de acuerdo a dicha comprensión (capacidad para inhibirse). 

 “Artículo 11.- Son delitos y faltas las acciones u omisiones dolosas o culposas penadas por la ley”

Cuando se le indica como un sujeto con capacidad penal, esta hace referencia a que puede interpretar y concebir una norma jurídica, por lo tanto es responsable penalmente de los delitos que cometa. El comportamiento prohibido que se considera como delito, fue el homicidio cometido por Hermógenes hacia el señor Latuada. Según Muñoz Conde, la culpabilidad “se basa en que el autor de la infracción penal […] tenga facultades psíquicas y el grado madurez suficiente para poder ser motivado en sus actos por los mandatos normativos” . Además, Jescheck afirma que, el concepto de capacidad de culpabilidad se encuentra relacionado a la edad y a la salud psíquico-espiritual. 

Siguiendo la línea de análisis, Hermógenes Saldivar es una persona que cumple con la mayoría de edad, lo cual lo hace imputable y responsable penalmente. En el caso peruano, los menores de 18 años son inimputables (artículo 20 inciso 2), por lo tanto no cometen delitos y de acuerdo al caso reciben medidas socio educativas como finalidad preventiva especial. Las personas de 18 a 21 años, ya son considerados imputables; sin embargo, la responsabilidad es restringida según lo estipulado en el artículo 22 del Código Penal. En el presente caso, Hermógenes al tener más de 21 años recibiría una pena sin atenuante por la razón de edad. Tampoco se puede indicar que, Hermógenes es inimputable porque no tendría que poseer dos capacidades: la de comprender el carácter ilícito de sus actos y la capacidad de comportarse de acuerdo a dicha comprensión. 

“Artículo 20.- Está exento de responsabilidad penal:

2. El menor de 18 años”

 

Artículo 22.- Responsabilidad restringida por la edad

Podrá reducirse prudencialmente la pena señalada para el hecho punible cometido cuando el agente tenga más de dieciocho y menos de veintiún años o más de sesenta y cinco años al momento de realizar la infracción, salvo que haya incurrido en forma reiterada en los delitos previstos en los artículos 111, tercer párrafo, y 124, cuarto párrafo…”

Ahora bien, nuestro Código Penal en el artículo 20 inciso 1, prevé causales de inimputabilidad, entre las cuales se encuentra la anomalía psíquica grave, alteración de la conciencia y alteración en la percepción de la realidad. De acuerdo a la película, si bien Hermógenes fue víctima de maltrato laboral y agresión psicológica por parte de su patrón el señor Latuada, esto no quiere decir que sea inimputable. Según el Dr. Meini, la alteración a la conciencia como causa de inimputabilidad conlleva a la incapacidad de comprender el carácter delictivo de su acto y la alteración a la percepción “impide un desarrollo intelectual en condiciones de normalidad, y que impide conocer y compartir principios elementales de convicción”, lo cual no sucede con Hermógenes.

Artículo 20.- Está exento de responsabilidad penal:

  1. El que por anomalía psíquica, grave alteración de la conciencia o por sufrir alteraciones en la percepción, que afectan gravemente su concepto de la realidad, no posea la facultad de comprender el carácter delictuoso de su acto o para determinarse según esta comprensión”

Sin embargo, un juez peruano debe tener en cuenta que el Derecho Penal persigue la protección de bienes jurídicos, una sanción idónea que no vulnere derechos constitucionales y un análisis de la necesidad social de pena en el caso particular. Por lo tanto, el caso de Hermógenes Saldivar no puede tomarse como un caso apartado de la realidad sino que debe analizarse el caso en particular. Por ello, en un primer momento un juez peruano indicaría que el delito cometido por Hermógenes, de acuerdo al código penal peruano, sería homicidio por emoción violenta. La pena que recibiría, sería no menor de tres ni mayor de cinco años, tal como se encuentra tipificado en el artículo 109 del Código Penal. Básicamente, existe una situación que ha desencadenado este suceso. Es decir, es un estado perturbador y transitorio en el que se encuentra una persona, por lo cual se bloquea la mente y los pensamientos. Según la doctrina, el sujeto actúa con disminución de los frenos inhibitorios de la voluntad. 

En el caso de Hermógenes, él se encontraba sumamente perturbado por múltiples y graves razones, entre estas, los constantes maltratos psicológicos realizados por parte de su “patrón” Latuada. Asimismo, era obligado a cometer delitos contra la salud pública al vender carne descompuesta, siendo el trato recibido de parte de Latuada de inferioridad. Ello se veía reflejado en su “sueldo” y las órdenes que recibía, no evidenciando una relación entre un empleador y un trabajador, sino entre un patrón y un esclavo, añadiendo que el pago que recibía era una miseria. Básicamente, Hermógenes estaba sometido de manera absoluta a la voluntad y el dominio de Latuada. 

Además de ello, Hermógenes fue obligado a cambiar su nombre por “Santiago”, recibió insultos racistas, junto a su esposa, quien estaba embarazada. Indirectamente, desde que llegó al trabajo en la carnicería empezó la coacción de parte de Latuada. Incluso, hizo que Hermógenes presenciara una golpiza y, luego, una amenaza, con arma en mano, que Latuada le realizó a uno de los trabajadores que supuestamente no le pagaba a tiempo. De acuerdo a lo mencionado anteriormente, se evidencia la coacción grave de parte de Latuada a Hermógenes, pues se tienen amenazados bienes jurídicos de gran importancia como la libertad, la integridad física y dignidad humana. Añadiendo finalmente que, los tratos de violencia, amenaza, coacción, abuso de poder realizados por Latuada calzan en el precepto tipificado en el artículo 153 del Código penal, el cual hace referencia a la trata de personas sancionando con pena privativa de libertad no menor de ocho ni mayor de quince años.

Este homicidio fue ocasionado por más factores que solo la voluntad y el conocimiento del crimen; es el resultado de maltratos físicos y psicológicos que bien pueden desembocar en un cuadro de trastorno por estrés traumático, pero debido a las desigualdades sociales y económicas, sigue siendo un problema que la mayor parte de la población tiene que enfrentar al no poder conseguir trabajo para mantenerse a sí misma y/o a su familia. El miedo y el estrés que Hermógenes sintió pueden haber sido las principales causas de su fatal decisión; por ello, nos preguntamos: “¿Hermógenes estaría exento de responsabilidad penal si sostiene que actuó compelido por un miedo insuperable de un mal igual o mayor (artículo 20, numeral 7 del Código Penal peruano) o su condena por homicidio es el reflejo fiel de las acciones tomadas por un adulto que está, tanto física como mentalmente, bien de salud y está en la capacidad de asumir las consecuencias de sus actos?”.


Bibliografía: 

HERRERO V. “Trabajo, informalidad, precarización y explotación laboral”. 

JESCHECK “Tratado del derecho Penal”. El concepto de la capacidad de culpabilidad, p.637-639. 

MEINI. I “Diversidad cultural, imputabilidad y culpabilidad”. En Droit pénal et diversités culturelles. Mélanges en l’honneur de José Hurtado Pozo. Genéve /Zürich/Bále: Schulthess Editions Romandes., 2012, p. 276-298.

MEINI. I “Lecciones de Derecho Penal – Parte General. Teoría jurídica del delito”. Fondo Editorial PUCP, Lima. 2014.

MUÑOZ CONDE, F./GARCÍA ARÁN, M. “Derecho Penal, Parte General”, 9 ed., Tirant lo Blanch, Valencia, 2015, p. 389-390.

REBAZA K. “El rol del Estado Peruano en la lucha contra la explotación laboral, como forma contemporánea de esclavitud, a propósito del caso Las malvinas”.

Comments are closed.