No existe estafa si la víctima podía acceder a información sobre titularidad de bienes
13/07/2021
Alcances de la aplicación de la non reformatio in peius
22/07/2021
Mostrar todo

Estándares de prueba: la sospecha

La Sentencia Plenaria Casatoria N° 1-2017/CIJ-433 se encarga de ordenar los mencionados niveles de sospecha y los clasifica de la siguiente manera: sospecha inicial, sospecha reveladora, sospecha suficiente y sospecha grave (2017, p. 17). En un primer momento, la sospecha inicial surge cuando el fiscal, a partir de su experiencia criminalística, advierte la existencia de un hecho penalmente perseguible. En consecuencia, como lo dispone el numeral 1 del artículo 329 del Código Procesal Penal, el fiscal podrá ordenar el inicio de las diligencias preliminares. De los resultados obtenidos de estas diligencias se formará la sospecha reveladora, la cual le permite al representante del Ministerio Público imputar provisionalmente el delito investigado. Posterior a esto, de acuerdo al numeral 1 del artículo 336 del Código Procesal Penal, el fiscal podrá disponer la formalización de la investigación preparatoria.

Luego de formalizada la investigación, la sospecha suficiente se formará cuando los elementos de convicción obtenidos hasta este punto indiquen que existe una probabilidad mayor de condena que de absolución. De este modo, se requiere que el fiscal obtenga un nivel más intenso de sospecha y pueda, según el numeral 4 del artículo 336 del Código Procesal Penal, formular un requerimiento acusatorio que eventualmente conduciría el caso a un juicio oral. De no contarse con la convicción exigida, se deberá solicitar el sobreseimiento y el proceso quedará concluido. Por el contrario, si tras la audiencia preliminar se mantiene este nivel de sospecha, el juzgador emitirá el auto de enjuiciamiento. Adicionalmente, si se alcanza un alto grado de probabilidad de que el acusado cometió el delito imputado, se habrá formado la sospecha grave, que permite la imposición de la prisión preventiva. En la etapa de juicio, se desarrollará el debate que finalmente determinará si el imputado es culpable o no y derivará en la sentencia.

Solo cuando exista certeza y no quepan dudas sobre la culpabilidad del imputado, podrá el juez condenar. Como lo señala la STPC N° 1-2017/CIJ-433: “para la condena (…) es necesaria la convicción más allá de toda duda razonable, basada en parámetros objetivos y racionales, de que concurren todos y cada uno de los elementos del delito” (2017, p. 14).

https://img.lpderecho.pe/wp-content/uploads/2017/10/Legis.pe-Sentencia-Plenaria-Casatoria-1-2017-CIJ-433.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *