“REDES DE INSEGURIDAD: SOBRE EL DELITO DE GROOMING A PROPÓSITO DE LA PELÍCULA TRUST”

ITERENTREVISTA | Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas: Caso Corpesca
13/01/2021
“YOU”, un amor romántico con tendencias psicopáticas
31/01/2021
Mostrar todo

“REDES DE INSEGURIDAD: SOBRE EL DELITO DE GROOMING A PROPÓSITO DE LA PELÍCULA TRUST”

Por Melissa Rodríguez

¿Alguna vez te has hecho amigo (a) de alguien que conociste en las redes sociales, pero que no conoces en la vida real? Trust o Pérdida de la inocencia (titulada en Hispanoamérica) es una película dramática estadounidense de 2010 que relata la vida de Annie Cameron, adolescente de 14 años y con serios problemas de autoestima, conoce por internet a Charlie con quien mantiene de manera continua conversaciones a través de una red social (“Teen Chat”), pero con el paso de los días la relación se afianza y el contacto es además por mensajes de texto y llamadas telefónicas. 

En un inicio, Charlie se presentó como un adolescente de 16 años que compartía también el gusto por el vóley; no obstante, luego va haciendo confesiones respecto a su edad: de tener 16 años, pasa a tener 20 para finalmente confesar que tiene 25 años, edades que Annie parece no darle importancia. Pese a ello, Annie acepta encontrarse con su amigo virtual y grande fue su sorpresa: Charlie no era el joven de 25 años, sino un hombre mucho mayor quien la manipula para tener relaciones sexuales. Después de aquello, la vida de Annie y de su familia no volverá a ser la misma. 

La trama de la película no está tan alejada de nuestra realidad pues no es extraño leer titulares como lo siguientes: 

“El Poder Judicial condenó a 10 de años de prisión a un sujeto que contactaba a menores en Facebook para explotarlas sexualmente. Miguel Quezada utilizaba un perfil de mujer con el nombre de ‘Denisse’ para engañar a sus víctimas.” (El Comercio, 2017) “La División de Investigación de Alta Tecnología de la Dirincri lideró en Perú el operativo ‘Destierro 2018’ tras detectar, mediante el ciberpatrullaje, el intercambio de pornografía infantil a través de un grupo de Whatsapp llamado ‘Little Princess’ que contaba con 256 usuarios de 30 países de América, Asia, África y Europa. (…) Las investigaciones policiales, iniciadas en enero de 2018, determinaron que 35 líneas telefónicas vinculadas pertenecían al Perú.” (La República, 2018) ”Un hombre investigado por abusar de una menor de edad (13), a la que habría captado por Facebook, deberá cumplir nueve meses de prisión preventiva a solicitud del Ministerio Público, en Villa El Salvador.” (Ministerio Público Fiscalía de la Nación, 2020). 

¿Cuál es la semejanza en estas noticias? Menores de edad siendo víctimas de abuso y explotación sexual mediante de las tecnologías de la información y la comunicación  (en adelante, TIC).

 

Los nuevos servicios y aplicaciones ofrecidos a través de Internet van creciendo a un ritmo acelerado. Los niños, niñas y adolescentes (en adelante, NNA) están desarrollándose alrededor de un sistema en el que cada vez es más habitual y necesario el uso de tecnologías de información y comunicación. En nuestro país, de acuerdo al  Instituto Nacional de Estadística e Informática, durante el primer trimestre del 2020, el 75,1% de la población, de 6 a 17 años de edad, accede a Internet mediante el teléfono celular, incrementándose en 14,1 puntos porcentuales en comparación al similar trimestre del año 2019. (INEI, 2020) Asimismo, se detalló que, en dicho trimestre, los mayores usuarios de Internet se encuentran entre la población de 12 a 17 años de edad (68,7%), seguido del grupo de 6 a 11 años de edad (36,2%) (Andina, 2020). 

 

Por otro lado, en un estudio realizado sobre los hábitos de usos y preferencias hacia las redes sociales, durante el periodo de cuarentena por el Covid-19, se estima que 2 millones novecientos cuatro mil (2,904.000) personas menores de edad son usuarias de las redes sociales, principalmente a Facebook (94%), seguido de WhatsApp (86%), las cuales fueron las redes sociales imprescindible durante la cuarentena. (IPSOS, 2020).

 

Las cifras señaladas demuestran que es innegable que Internet, las redes sociales y los dispositivos móviles forman parte de la vida diaria de NNA. Sin embargo, una cuestión importante es tanto los riesgos como las oportunidades en el uso de Internet tienen una relación directamente proporcional; es decir, mientras que NNA usen más el Internet, más se benefician de sus oportunidades y adquieren más competencias; no obstante, se exponen a más riesgos (Livingstone y otros, 2011, p. 15). Dichos riesgos aumentan, entre otras razones, porque los agresores han encontrado en las TIC nuevas formas, más sencillas y rápidas, para captar a sus víctimas por lo que los delitos que les afectan relacionados a explotación sexual infantil se ven facilitados en el ciberespacio. 

 

Explotación Sexual de Niñas, Niños y Adolescentes en línea 

 

La explotación sexual de niñas, niños y adolescentes (en adelante, ESNNA) involucra el uso de las TIC como medio para explotar sexualmente a niños y niñas (Interagency Working Group, 2016, págs. 23 y 28). De acuerdo a la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la ESNNA implica el abuso sexual u otros actos sexualizados que involucran niños o niñas y que suponen algún tipo de intercambio ya sea, afecto, comida, drogas, refugio, entre otros. (UNODC, 2015) Quienes cometen o intentan cometer estos delitos abusan de una posición de vulnerabilidad, una relación de poder desigual o una relación de confianza con fines sexuales” con el objetivo de alcanzar beneficios no solo económicos sino satisfacciones sexuales o de algún otro tipo. (Interagency Working Group, 2016, pág. 25). Al respecto,  Vidas invisibles sostiene lo siguiente:

La explotación sexual puede tener un componente económico o no tenerlo. En el primero de los casos implica necesariamente un intercambio de dinero o especie entre el cliente, el niño y eventuales intermediarios. Los «beneficios» no materiales generalmente están presentes en este tipo de relaciones, aunque exista además una transacción económica. Sin embargo, independientemente de esto, el niño es siempre tratado como un objeto sexual y una mercancía con valor de cambio. (Intervida World Alliance 2006: 10)

El Marco normativo contra la explotación sexual de los menores de edad es el siguiente: Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 (ratificada por el Perú el 4 de setiembre de 1990) y el Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía del 2000 (ratificada por el Perú el 06 de octubre del 2001) listan una serie de derechos de los niños y niñas, y aclaran la responsabilidad de los Estados de protegerlos de la explotación y del abuso sexual. Asimismo, el Convenio de la Ciberdelincuencia adoptada en en Budapest el 23 de noviembre de 2001 y ratificado por el Perú el 10 de marzo de 2019, el cual es el primer tratado internacional con el propósito de hacer frente a los delitos cometidos a través de Internet y aborda la problemática de “pornografía infantil” como un problema de delincuencia cibernética. 

 

Algunos delitos son casos de captación de niños por internet con fines sexuales o grooming, material de abuso y explotación sexual infantil y transmisión en vivo de abuso sexual infantil. A continuación, se explicará el delito de grooming a propósito de la película Trust. 

 

Captación de niños con fines sexuales o Grooming 

La importancia de abordar el tema de las nuevas TIC se debe a que han aportado a que las algunas modalidades delictivas se consoliden mediante el uso de las mismas como, por ejemplo, lo es aquel delito cometido exclusivamente a través de las tecnologías: child grooming, el cual es un fenómeno contemporáneo como lo son las redes sociales. En la actualidad mediante el Internet una persona adulta puede hacer caer en engaño a un menor de edad con la finalidad de obtener videos, fotos o hasta lograr el contacto físico.

 

La captación de niños con fines sexuales “puede describirse como la práctica mediante la cual un adulto ‘se hace amigo’ de un niño o niña (a menudo por Internet, aunque también fuera de línea y no debe descuidarse) con la intención de abusar sexualmente de él o ella” (Interagency Working Group, 2016, pág. 49). El perpetrador de este delito o también conocido como groomer o acosador virtual suele crear un perfil falso en una red social (por ejemplo, Facebook o Instagram), sala de chat, foro, videojuego u otro, espacios en donde se hacen pasar por un chico (a) y entablan una relación de amistad y confianza con el niño (a) que quieren acosar (UNICEF, 2018, p. 37). En otras palabras, el grooming, como una modalidad de explotación sexual, se materializa cuando una persona adulta (el agresor (a) o groomer) establece una relación con una niña, niño o adolescente (NNA) con la intención de atraerla/o, manipularla/o o incitarla/o a participar en actividades sexuales.(CHS Alternativo, 2020, p. 4)

 

Una de las característica de esta modalidad delictiva es que se puede identificar diferentes etapas, las cuales- de acuerdo a Rachel O’Connell (2003)- son las siguientes: En la primera etapa, denominada “inicio de la amistad”, el groomer conoce al (a) menor e intercambia imágenes “inocentes” en las que, frecuentemente, se hace pasar por otro menor de edad que se adapta a las preferencias y/o gustos específicos de cada una de sus víctimas potenciales y busca obtener información (por ejemplo, su edad, su lugar de estudios, confesión de secretos). En la película, esta etapa se reconoce porque el groomer se hace pasar como un adolescente de 16 años que comparte el mismo gusto que Annie por el vóley, asimismo, busca conocer más acerca de la vida de Annie. 

 

En la segunda etapa, se da el “fortalecimiento de la relación”, en el cual se incluyen conversaciones más personales vinculadas a las amistades del o de la menor, de su familia. Lo que busca en esta fase el acosador virtual es afianzar  y establecer una relación de larga duración. En Trust, esta etapa se puede reconocer cuando Annie le cuenta, por ejemplo, que su hermano se irá a la universidad, cuando le relata la relación que mantiene con su familia o incluso cuando le cuenta que se fue a comprar una brasier, pero que hará cambio de este porque a su mamá no le agrada. “Charlie” conoce muy bien no solo a las amistades de Annie sino a cada miembro de su familia y ello es porque, de acuerdo a lo que menciona Annie, “es el único que la entiende”. 

 

La tercera etapa conocida como “evaluación de riesgo”, el groomer analiza la ubicación del niño y quiénes usan el medio tecnológico desde la cual se conecta, con la finalidad de estudiar las probabilidades de ser descubierto para lo cual optará por un o una menor en una situación de mayor vulnerabilidad y no por un menor que pueda acudir de manera rápida con sus padres o sus cuidadores. En el film, se puede ver que la relación de Annie con sus padres se empieza a resquebrajar pues ella considera que ellos no le prestan atención y no la entienden. Ese contexto es aprovechado por “Charlie” para presentarse como una persona en la que se puede confiar. 

 

En la cuarta etapa, llamada “de exclusividad”, el groomer hace sentir al menor que es una persona especial pues lo trata como si fuese su mejor amigo (a), pero su actuar es progresivo empezando a entablar temas de índole sexual. Es en esta fase en la que se inicia el envío de pornografía al menor. Durante las conversaciones por chat, puede leerse que el groomer hace sentir a Annie especial y que es una adolescente hermosa. Las conversaciones de índole sexual son muchas y son de ambas partes. 

 

En la última etapa, denominada “chantaje sexual” es donde se da inicio a las proposiciones de índole sexual y de chantaje para que el o la menor ceda al pedido del groomer, y si ello no se logra empiezan las amenazas con la difusión de fotos, conversaciones, vídeos, lo cual muchas veces genera que el o la menor- al sentirse “atrapada[o]” acepte tener un encuentro con el abusador (O’Connell, 2003). Cabe precisar, que investigaciones han demostrado que el grooming no es realizado a través de un proceso concatenado (Black et al., 2015, p. 140-149; Elliot, 2017, p. 83-97), sino que a través de un proceso dinámico promovido no solo por la motivación y las capacidades del agresor, sino también por su habilidad para manipular y controlar a la víctima (Aitken, Gaskell y Hodkinson, 2018, p. 1170-1190).

 

Medidas legislativas adoptadas en Perú para contrarrestar la Captación de niños con fines sexuales o Grooming 

 

A raíz de esta nueva modalidad delictiva de la ESNNA, el legislador peruano ha buscado sancionar la misma, por lo que el 27 de septiembre del año 2013, se expidió la Ley Nº 30096, Ley de Delitos Informáticos, en cuyo Capítulo III tipifica el Grooming a través de la creación del Delito de Proposiciones a niños, niñas y adolescentes con fines sexuales por medios tecnológicos (Art. 5). 

 

El que, a través de las tecnologías de la información o de la comunicación, contacta con un menor de catorce años para solicitar u obtener de él material pornográfico, o para llevar a cabo actividades sexuales con él, será reprimido con pena privativa de libertad no menor cuatro ni mayor de ocho años e inhabilitación conforme a los numerales 1, 2 y 4 del artículo 36 del Código Penal. 

Cuando la víctima tiene entre catorce y menos de dieciocho años de edad y medie engaño, la pena será no menor de tres ni mayor de seis años e inhabilitación conforme a los numerales 1, 2 y 4 del artículo 36 del Código Penal.

 

Cabe precisar que esta tipificación forma parte de las recomendaciones del Consejo de Europa sobre la Protección de Niños contra la Explotación Sexual y el Abuso Sexual del 25 de octubre del 2007. A razón de ello, el Código Penal peruano introduce, en el Libro Segundo, en la Parte Especial, en el Título IV, denominado Delitos Contra la Libertad, Capítulo XI: Ofensas al pudor público, el siguiente tipo penal: 

Artículo 183°-B.- Proposiciones sexuales a niños, niñas y adolescentes 

El que contacta con un menor de catorce años para solicitar u obtener de él material pornográfico, o para proponerle llevar a cabo cualquier acto de connotación sexual con él o con tercero, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de seis ni mayor de nueve años e inhabilitación conforme a los numerales 1, 2, 4 y 9 del artículo 36. 

Cuando la víctima tiene entre catorce y menos de dieciocho años, y medie engaño, la pena será no menor de tres ni mayor de seis años e inhabilitación conforme a los numerales 1, 2, 4 y 9 del artículo 36. (El resaltado es agregado).

 

Se tiene que el Código Penal ha establecido dos circunstancias: la primera, cuando se trate de un (a) menor de 14 años para que la pena privativa de libertad no sea menor de cuatro ni mayor de ocho años e inhabilitación y, la segunda, cuando la víctima entre catorce y menos de dieciocho años de edad y medie engaño, la pena será no menor de tres ni mayor de seis años e inhabilitación. Cabe precisar que, hoy por hoy, existen dos normas penales que regulan la misma conducta delictiva: artículo 183-B del Código Penal y el artículo 5 de la Ley de Delitos Informáticos. 

 

Del artículo anteriormente citado, y en concordancia con el profesor Puelles, se puede afirmar que el child grooming “es un acto delictivo contactar a un menor de 14 años para solicitar u obtener material pornográfico o para llevar a cabo actividades sexuales con él.” (2014, p. 17). No obstante, entre las distintas críticas a la redacción de esta norma, se encuentra la parte del texto que señala “El que contacta con un menor de catorce años”, pues esto permite interpretar que el solo hecho del contacto, sin que sea necesario que se llegue a obtener o solicitar material pornográfico o se lleven a cabo las actividades sexuales. 

 

En ese sentido, nos encontraríamos ante un delito de peligro abstracto que no exige la existencia de un riesgo inminente, lo cual no iría en concordancia con el artículo 23 del Convenio del Consejo de Europa, ya que este Convenio señala que cada Parte adoptará las medidas legislativas o de otro tipo que sean necesarias para tipificar como delito el hecho de que un adulto, haciendo uso de TIC, proponga un encuentro a un NNA, pero que a dicha proposición le hayan seguido actos materiales conducentes a dicho encuentro; es decir, tipifican el delito como uno de peligro concreto pues estos “actos materiales conducentes a dicho encuentro” sí lesionan o ponen en peligro el bien jurídicos tutelado siendo necesaria la intervención del Derecho Penal (Puelles: 2014, p. 18).

 


REFERENCIAS 

Aitken, Susan, Danielle Gaskell, and Alan Hodkinson. (2018). Online Sexual Grooming: Exploratory Comparison of Themes Arising From Male Offenders’ Communications with Male Victims Compared to Female Victims. Deviant Behavior, Vol. 39(9).

Andina (2020). 75,1% de niños y jóvenes del Perú accedieron a Internet en primer trimestre del 2020, 10 de junio.

 

Black, Pamela J., Mellisa Wollis, Michael Woodworth, and Jeffrey T. Hancock. (2015). A Linguistic Analysis of Grooming Strategies of Online Child Sex Offenders: Implications for our Understanding of Predatory Sexual Behavior in an Increasingly Computer-Mediated World. Child Abuse and Neglect 44..

 

CHS Alternativo (2020) Grooming Capacitación en Línea.  Recuperado el 12 de enero de 2021. https://drive.google.com/file/d/1qF7fu3rxvVWskZdUJFWuQdYeb59k1PhJ/view 

 

El Comercio (2017). Diez años de prisión a sujeto que fingía ser mujer en Facebook para captar a menores, 12 de septiembre.

 

El Comercio (2018). Más de 30 peruanos implicados en red internacional de pornografía infantil, 20 de julio. 

 

Elliott, Ian A. (2017). A Self-Regulation Model of Sexual Grooming. Trauma, Violence, & Abuse, Vol. 18 (1).  

 

Instituto Nacional de Estadística e Informática (2020). Nota de prensa. Recuperado el 14 de enero de 2021 de http://m.inei.gob.pe/prensa/noticias/el-751-de-la-poblacion-de-6-a-17-anos-de-edad-accedio-a-internet-a-traves-de-un-telefono-celular-en-el-primer-trimestre-del-2020-12240/#:~:text=En%20el%20primer%20trimestre%20de,Nacional%20de%20Estad%C3%ADstica%20e%20Inform%C3%A1tica%20

 

Interagency Working Group. (2016). Terminology Guidelines for the Protection of Children from Sexual Exploitation and Sexual Abuse. ECPAT International and ECPAT Luxembourg (Luxembourg, 28 January 2016). 

 

Intervida World Alliance (2006). Vidas invisibles. La explotación sexual infantil. Recuperado el 12 de enero de 2021. https://www.unicef.org/argentina/sites/unicef.org.argentina/files/2018-04/COM-Guia_ConvivenciaDigital_ABRIL2017.pdf

 

IPSOS (2020). Uso de Redes Sociales entre peruanos conectados 2020, 06 de agosto. 

Ministerio Público Fiscalía de la Nación (2020). Joven que habría usado Facebook para captar y abusar de una menor de edad será investigado en prisión preventiva, 4 de diciembre. 

 

O’Connell, Rachel. (2003)  A Typology of Cyber Sexploitation and Online Grooming Practices. Preston, England: University of Central Lancashire. 

 

Puelles, Elias (2014). Luces y sombras en la lucha contra la delincuencia informática en el Perú.  Hiperderecho. Recuperado el 15 de enero de 2020 https://hiperderecho.org/wp-content/uploads/2014/07/01_delitos_informaticos_elias.pdf

Comments are closed.